La leucemia infantil

La leucemia infantil es una enfermedad poco común, sin embargo, representa uno de cada tres cánceres en los más pequeños. Afecta, generalmente, a niñas y niños entre tres y ocho años y algunos de sus síntomas son moretones en las articulaciones y el tronco, cansancio y anemia.

La leucemia en los niños

La leucemia infantil es el cáncer más común entre niñas, niños y adolescentes. Uno de cada tres se ve afectado por este padecimiento de la médula ósea. Se trata de un cáncer que ataca las células primitivas productoras de sangre. En la mayoría de los casos ataca a los glóbulos blancos, aunque hay cánceres que comienzan en otras células sanguíneas.

Dentro del cuadro de los cánceres frecuentes en menores se encuentran también el linfoma y la enfermedad de Hodgkin, el sarcoma de Ewing, los tumores del sistema nervioso central, el cáncer de tiroides, el tumor de Wilms y el cáncer de huesos u osteosarcoma.

Cuándo se habla de cáncer infantil

Se habla de cáncer infantil en el caso de que la enfermedad afecte a niñas, niños, adolescentes y jóvenes, hasta 18 años. Aunque el cáncer infantil puede producirse en las mismas partes del cuerpo que el de los adultos, sus características son distintas. En primer lugar, esta enfermedad progresa más rápidamente en niños que en adultos. Por otra parte, el componente genético hereditario es más frecuente en el cáncer infantil y la enfermedad puede surgir de manera repentina, sin necesidad de que exista un cuadro de síntomas previos que advierta de su presencia.

Cómo detectar la leucemia infantil

Aunque el cáncer infantil puede presentarse sin necesidad de sintomatología previa, la leucemia infantil sí cuenta con un cuadro de síntomas asociados. La forma más efectiva de detectar este padecimiento en los pequeños es, sin duda, la atención médica inmediata de los posibles síntomas o signos de estar sufriéndola.

Estos pueden ser: cansancio, palidez, anemia, moretones en las articulaciones y el tronco y pequeñas lesiones en la piel, conocidas como petequias. Cualquiera de estos síntomas, que se prolongue en el tiempo durante más de diez días, es razón para acudir al centro de salud y consultar al facultativo.

Imagen: Mike Kiev – FotoliaSimilar Posts: